Reportajes

Carlos Carrillo, del fútbol a microempresario de ceviches

Para Rolando Barrera y Carrillo, cada ceviche “CEVIKIMY” vendido es un gol bien marcado, un partido ganado porque logran consentir a sus clientes

Por: Miguel Villanueva/Evelin Oliva/ Estefany Segovia/ Valentina González/Beky Trejo

Tras el desarrollo de la pandemia nace un nuevo emprendimiento familiar, donde los ceviches y cócteles se han convertido en la base económica para la familia Carrillo y otros grupos familiares.

Carlos Josué Carillo Chopin tienen 35 años de edad, reside en San Salvador, y es jugador de la liga mayor de fútbol profesional de El Salvador , Carrillo comenzó su carrera futbolística en el equipo de reserva de Alianza , además ha tenido la oportunidad de debutar en equipos como: Platense , Alianza FC, Isidro Metapán, entre otros y finalizando en Independiente FC 2020.

Carillo fue uno de los pocos futbolistas activos en El Salvador que se quedaron sin jugar el pasado torneo Clausura 2020, momento que aprovechó para seguir ejerciendo su posición como “defensa” en el terreno de juego, pero en esta ocasión desde su hogar, ha iniciado una etapa totalmente diferente en su vida, jugándose el mejor partido por sacar adelante a su familia.

Según datos publicados por la CONAMYPE, las micro y pequeñas empresas en El Salvador representan más de 315 mil empresas en el país, emplean más de 850 mil personas, aportando cerca del 35 % del PIB, siendo uno de lo sectores más afectados por COVID-19.

El pasado 20 de marzo Carillo colgó sus tacos por un momento, ya que el torneo se dio por terminado por la crisis que recién iniciaba en el país,  donde además su participación fue dada de baja y  no pudo estar presente por una mala jugada realizada por el equipo Independiente FC y su espera empezó.

Después de lo sucedido la espera continuaba , pero para hacerla menos larga decidieron empezar una nueva vida y descubrir una faceta tanto para él como su esposa Kimberly Leverón, quién se desempeña como presentadora de un programa de televisión de El Salvador.

En cierta ocasión Carillo se encontraba observando las redes sociales y de repente le apareció una publicación de un amigo de él: “Alguien que conozca de una cuarto en alquiler, me avise por favor” colocó Rolando Barrera en su cuenta de Facebook

 Cuando Carillo observó dicha publicación no lo pensó más y rápidamente empezó a escribirle como todo buen Amigo de hace años alegrándole la vida y le dijo que él le daría “chance” en su casa para poder pasar unos días mientras conseguía una habitación, a lo que su amigo no lo pensó́ más tiempo y decidió́ ir a vivir con ellos.

Pasados los días al joven Rolando Barrera se le ocurrió una idea para generar ingresos, porque la situación en el país se ponía cada vez más difícil, por lo que decidió comentarle a Carillo y su esposa la iniciativa.

“Porqué no vendemos cócteles y ceviches” deberíamos de intentarlo”, les dijo muy emocionado.

“Yo estaba bien serio por supuesto, se trataba de jugarnos el reto de emprender, empezamos a conversar con la familia y les decía que yo haría estaría dispuesto a preparar algunos platillos que la vida me enseñó a preparar desde que tenía aproximadamente unos 11 años, los convencí un poquito y cuando los degustaron, observé las caras de felicidad de ellos, sabía que les habría gustado y me dieron la oportunidad de prepararlos” relató.

Posteriormente se animaron más y un viernes hicieron como 15 cócteles y ceviches de prueba, lograron venderlos todos, y el sábado vendieron el doble, incluso tuvieron que contratar a alguien para servicio a domicilio,” y así íbamos poquito a poquito, logrando el objetivo que teníamos planeado y que había empezado como una broma”, expresó el joven emprendedor

Y fue así como nace “CEVIKIMY” una combinación entre el nombre del producto de ceviches y cócteles que ponen a disposición de sus clientes y el nombre de Kimberly, la joven esposa de Carlos Carillo, con la finalidad de darle un toque diferente al emprendimiento.

Una bendición para muchas familias.

Gracias al emprendimiento, ahora pueden ayudar a 10 personas más que se han unido a la colaboración del negocio, permitiéndoles un empleo fijo para que lleven sustentos a sus familias, entre las 10 personas unas se encargan de ir a comprar producto, preparalos, otros reparten y algo muy peculiar es que tienen a una persona encargada para recibir las llamadas con los pedidos de los clientes; los días viernes, sábados y domingos a partir de las 7:00 de la mañna empiezan a sonar los teléfonos, y según menciona Carillo la frase para contestar es “hay curiles amor” por lo que la clientela se identifica rápidamente sacándoles una sonrisa.

El ambiente desde que inicia la jornada es muy divertido entre todos ya que disfrutan lo que hacen, todos se han convertido en una sola familia con el deseo de superarse a sí mismos y de hacer crecer el negocio.

 Katherine Torres, es una empleada del negocio y desde que inició no ha dejado de agradecer a sus jefes por la oportunidad que le han otorgado para laborar ya que llevaba muchos meses sin encontrar un trabajo y exactamente en la preocupación le abrieron las puertas en CEVIKIMY.

“La verdad no me lo esperaba, a mí siempre me ha encantado cocinar, así que no se hizo tan difícil adaptarme, ya llevo tres meses dentro del negocio y todos nos llevamos muy bien, nos apoyamos y eso hace que uno se sienta bien en la “chamba”, mencionó.

“Para mí una mala jugada es una aventura más que la vida me presenta y siempre aprendo de cada una de ellas, y hasta el día de ahora puedo decir que gracias a esa mala experiencia que me sucedió de no jugar en el torneo anterior con Independiente FC por problemas internos del equipo, pude descubrir facetas en mi vida que antes quizá por miedo a fracasar no las ponía en práctica, además pienso que si no juego en un equipo que tenga sede en San Salvador ya no jugaría y creería que está cerca mi retiro, pues no me quiero descuidar de mi negocio, ya que nos está yendo muy bien”, dijo.

En tanto Rosmery Portillo docente y coordinadora de la vinculación externa de emprendimientos del Centro de Desarrollo Empresarial para la Micro y Pequeña Empresa de la Universidad de Oriente (CDMYPE-UNIVO) explicó la importancia de los nuevos emprendimientos que han surgido en tiempo de crisis por la pandemia.

“En lo personal pienso que los emprendimientos que están surgiendo en medio de la pandemia se están enfocando específicamente en las necesidades que actualmente tienen las personas y que se están acoplando al uso de las tecnologías, auxiliándose con las empresas de servicio a domicilio y muchas de las que han surgido también son de este tipo. Pero además tienen el reto de incorporar innovación en su emprendimiento debido a la fuerte competencia que está surgiendo”.

Para la experta, la causa principal de emprender un negocio en estos momentos y no anteriormente cuando no había surgido la crisis mundial, se debe a diferentes motivos.

“Seguramente ha sido el hecho de quedarse sin empleo y tener que ingeniárselas por salir adelante con todas las responsabilidades de cada grupo familiar, le podríamos llamar emprendimiento por necesidad. Pero además han surgido en algunos casos que es la minoría emprendimientos por oportunidad es decir que han aprovechado la situación para ofrecer algún producto o servicio que es necesario en estos momentos como es el servicio a domicilio, así como en el caso de Carlos Carillo”.

Portillo hizo además un llamado a los nuevos emprendedores, ” en primera instancia les invito a no desanimarse y ver oportunidades en vez de dificultades, adecuar estrategias que les permitan llegar a sus clientes efectivamente, el uso de las redes sociales es indispensable en estos momentos y sobre todo crear mensajes que le den la confianza y satisfacción a ese cliente que está adquiriendo su producto”.

Para Carlos Josué Carillo, ya es un sueño el tener un legado familiar donde pueden brindar un servicio al gusto del cliente.

 “Por lo que veo está siendo del agrado de las personas nuestro negocio, esperamos sobrepasar fronteras y llegar a todos los rincones de El Salvador con nuestros productos, siempre mantengo esta frase en mi corazón “Cada ceviche vendido es un gol bien marcado, y un partido ganado porque logramos consentir un cliente más”

“Emprender un negocio es tan satisfactorio porque te desarrollas no solo en lo económico, sino que generas empleo a muchas personas que lo necesitan y eso es aún más satisfactorio para tu corazón, de la misma manera descubres que no solo tienes talento para una sola cosa y el máximo error es que a veces el miedo nos hace no querer exteriorizar con el mundo y ser quienes somos y luchar por serlo, construir un mejor estilo de vida nunca será fácil, pero tampoco es imposible”

Carlos Carillo, futbolista y emprendedor

Etiquetas

Redacción UNIVO NEWS

Equipo de periodistas, estudiantes, editores y productores de la Carrera de Comunicaciones de la Universidad de Oriente UNIVO.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar