NoticiasReportajes

“Recordemos que cada mujer en este país tiene un rol importante”

Doctora Marroquín, originaria de San Salvador, pero migueleña de corazón.

Por: Erika Argueta

Claudia Lissette Marroquín, desde pequeña fue una persona muy independiente, pues debido a la diferencia de edad entre ella y sus hermanos, pasó su infancia jugando y compartiendo sola, lo que en su momento le entristecía, pero con el tiempo le ayudó a forjar su carácter y convertirse en una mujer exitosa y capaz.

A la edad de 17 años, mientras culminaba sus estudios de bachillerato en el colegio Asunción de San Salvador, surge la idea de dedicarse a la medicina veterinaria, a pesar de no tener ninguna influencia en su familia que se dedicara a este rubro.

¿Qué la motivó a estudiar esa carrera?

“En realidad no sé, hasta mis padres me preguntaban que de donde había sacado la idea, mi mamá es trabajadora social, mi papá es topógrafo, mi hermana es licenciada en computación y mi hermano es ingeniero industrial, no tienen nada de relación nuestras carreras, por eso al principio para mí estudiar esto era tan complicado porque nadie me podía resolver las dudas que me surgían”.

Mientras cursaba la carrera y por la complejidad de esta, Claudia pensó muchas veces que no era la carrera correcta para ella, pero gracias a la propuesta de realizar prácticas con una pareja de Médicos graduados de una Universidad en Guadalajara pudo fortalecer sus conocimientos y experiencias y además eso le permitió descubrir a que rubro dentro de la veterinaria quería dedicarse. 

“Yo la verdad no sabía si me iba a dedicar a perros, gatos o a ganado, no sabía, uno cuando sale de bachillerato no tiene muy enfocado lo que quiere, pero como ahí había muchos perros, gatos y animales exóticos, me gustó mucho lo de perros y gatos y así ya se me hizo más fácil entender la carrera porque ya tenía a quien preguntarle, les tomé mucho cariño y gracias a ellos ahora soy lo que soy”.

Al graduarse como Médico Veterinaria, comenzó a trabajar de lleno, y ejercer su carrera, pero se empeñó tanto en trabajar que con el pasar del tiempo se sentía cada vez más agotada.

¿Cómo llega Claudia Marroquín a ser migueleña?

“Tuve un shock de exceso de trabajo, pues tenía un trabajo de día y uno nocturno en un hospital y llegó un momento en el que dije: me estoy desgastando demasiado, voy a cambiar el rumbo, quiero hacer algo diferente.

Vi que salió una plaza en el periódico que contrataban a un médico veterinario que se dedicara a pequeñas especies y que también diera docencia, yo dije, bueno no sé ser docente, pero me llamó la atención, mandé mi currículum y a los días me llamaron, era de la Universidad de Oriente y me explicaron que la plaza era para San Miguel”.

Tuvo que trasladarse a la ciudad de San Miguel en 2011 para poder desempeñar la plaza y salir de la rutina de pasar casi 24 horas laborando sin descanso; impartir clases para ella al inicio fue un reto, pues tenía que preparar un plan de estudio desde cero, pero su esfuerzo, perseverancia y dedicación le permitieron ser delegada como la coordinadora de la carrera de Medicina Veterinaria en la Universidad de Oriente de la cual se retiraría hasta el 2016.

¿Qué significa para usted ser mujer?

“Acá en San Miguel no es tan fácil ser mujer porque todavía hay un ambiente machista, pero en estos ambientes es cuando debemos darnos nuestro lugar y demostrarlo porque nosotras podemos, hay muchas mujeres emprendedoras que son muy capaces.

Tengo 39 años y tengo un bebé de 6 meses, y para mi ser madre es una experiencia maravillosa, yo siempre quise ser madre y decía que quería tener dos hijos, pero pensaba que no iba a poder, padezco de hipotiroidismo y eso hizo que yo tardara en poder tener un bebé, tuve que someterme a terapias y cuando empezaba a resignarme a no ser mamá, Dios me mandó la sorpresa y bendición increíble y eso hace que ahora yo tenga un propósito más de vida”.

Claudia demuestra el poder de las mujeres y de su perseverancia, que a pesar de pasar por muchas adversidades las mujeres son capaces de salir de una y de todas, y a su vez reconoce la necesidad de educar en términos administrativos para que cada vez sean más las mujeres que se atrevan a salir de su zona de confort y demostrar sus capacidades.

“Es importante recordar que como sociedad hemos avanzado en igualdad de opiniones, posiciones laborales, recordar que las mujeres no vamos para atrás, somos madres, somos emprendedoras, somos mujeres, somos líderes, recordemos que cada mujer en este país tiene un rol importante”.

Actualmente, Claudia se dedica a administrar su propia clínica veterinaria llamada Tails, y que se encuentra ubicada en la 23 avenida sur y 7ma calle poniente, casa #4, Colonia Ciudad Jardín, San Miguel.

Etiquetas

Redacción UNIVO NEWS

Equipo de periodistas, estudiantes, editores y productores de la Carrera de Comunicaciones de la Universidad de Oriente UNIVO.

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar