jueves, 21 noviembre 2019

Un buzo sin equipo en el mar…

Muchos quieren triunfar, pero al primer obstáculo que el mundo les da se quedan derrotados

Por: Clarisa Romero

“Soy Susana (nombre ficticio) y pensaba que no estaba dando lo mejor de mí, cuando en realidad estaba excediendo los limites y era triste porque debía elegir entre mi mayor pasión y mi salud, pensé que el problema era yo, todos me juzgaban,  no lo niego, en un momento me recriminé.

Comencé a estudiar matemática hace tiempo, pero por algunos problemas tenía que cambiar de ritmo de vida, era desalentador ya que el sistema de la institución educativa a la que asistía en el nivel de media estaba diseñado para que muchos perdieran la ilusión de estudiar matemática, aún recuerdo las enormes guías que dejaban los maestros y como mi madre me veía asombrada en la madrugada al darse cuenta que no había dormido toda la noche por tratar de resolver los ejercicios.

Pero esto no era por esperar hasta tarde para comenzar hacer la tarea, recuerdo que en algunas ocasiones comenzaba en cuanto llegaba a casa (al mediodía)  y seguía inclusive en la madrugada, muchas veces  mis compañeros me envían los ejercicios resueltos pero soy de las personas que intentan las cosas una y otra vez hasta lograrlo por sí misma, todo esto  ponía en mayor riesgo mi salud.

Incluso mi enfermedad fue empeorando tanto  que un día  fui al doctor y me recomendó elegir otra carrera que no dañara mi salud, fue algo muy triste, ya que disfruto resolver problemas de matemáticas, es más antes de mi problema de salud en mi tiempo libre me sentaba a resolver ejercicios del álgebra de Baldor por largos lapsos de tiempo y puedo decir que logre resolverlo completo, cuando llegó el momento de cambiar de carrera lo primero  que vino a mi mente fue física porque soy  una persona muy dinámica y me gusta el mundo del deporte incluso en estos momentos soy entrenadora de una escuela de fútbol la cual  fue creada por un programa de mi comunidad, me siento súper bien con lo que estoy haciendo,  pero si tengo la oportunidad terminaré la carrera de profesorado en matemática ya que esa es mi mayor ilusión.

En mi estaba el seguir luchando y terminar de estudiar matemática pues ese era y sigue siendo mi mayor sueño, pero todo estaba en mi contra, los diagnósticos médicos y las actitudes de ciertos maestros a mi persona, creo que si hubiese tenido la compresión de mis maestros la historia seria deferente ya hubiese egresado de profesorado en matemática.”

Hoy en día se quiere esquematizar o desarrollar un patrón en la forma de enseñar y es que se cree que todos los estudiantes deben aprender con los mismos métodos y empleando las mismas estrategias, cuando en realidad hay diferentes ritmos y estilos de aprendizaje, el mayor reto del docente actual es adaptarse al estudiante y a su forma de aprender, es imposible que usted docente quiera que los estudiantes aprendan de acuerdo a sus necesidades y no a las de ellos.

Tomemos en cuenta que estamos en pleno siglo XXI y  que muchas veces cuando cree dominar todo en su área, de repente surgen nuevas necesidades, ya no son las mismas exigencias, sino recuerde lo que aprendiendo ejerciendo hace 10 años ¿aún le es útil?  pueda que si, pueda que no, pero no eso dependerá  de cuanto se exija a usted mismo y la calidad que quiera brindar.

Mientras escuchaba esta historia me desconcerté en gran manera y surgieron algunas preguntas que quiero que usted querido lector trate de dar respuesta ¿cree que la joven pudo terminar la carrera pese a su situación de salud? ¿qué estrategias hubiese empleado de ser usted uno de los docentes? ¿cuál cree que fue el motivo principal por el que la joven se vio obligada a cambiar la carrera: la mala praxis docente o su estado de salud?

Es lamentable que algunos docentes no tienen conocimientos de las estrategias metodológicas, mucho menos de las diferentes reactantes que pueden desarrollar con sus estudiantes y si no tienen conocimiento de esto ¿cómo esperamos una enseñanza eficiente? lo cierto es que a muchos les hace falta la parte pedagógica y didáctica, porque un docente sin conocimientos pedagógicos y didácticos es como un buzo que quiere sumergirse en el mar sin el equipo, muy buenas pueden ser sus intenciones como docente pero si no se capacita y actualiza no podrá desempeñar su trabajo como debe de ser.

Si usted se dedica a enseñar a un grupo de personas en el área o nivel que sea, no se preocupe solo por las competencias que no alcanzan sus estudiantes, más bien ocúpese si el 51% de los integrantes del grupo sale mal es un indicador de que algo está pasando, su trabajo es más delicado que una operación a corazón abierto ya que en sus manos está el futuro de muchas personas y de usted depende si frustrar sus sueños por mala praxis docente o lo motiva a seguir adelante.

Ahora, cada vez que imparta una clase o curso imagínese que Dios le ha dado un diamante que debe pulir.

Me despido diciendo que si usted es un estudiante debe seguir adelante sin importar los obstáculos que se le presente y trate de hacer las cosas lo mejor posible que eso habla bien de usted como futuro profesional, si usted es docente le dejo el reto y compromiso a compartir su conocimiento de forma efectiva, pero si usted es padre o madre le invito hacer parte del proceso educativo de sus hijos sean grandes o pequeños el apoyo de los padres siempre ánima a dar lo mejor de sí.

Equipo de periodistas, estudiantes, editores y productores de la Carrera de Comunicaciones de la Universidad de Oriente UNIVO.