Cultura

Maíz: grano de vida y sustento

El consumo per cápita por año es alrededor de 80.51 kilogramos en el área urbana y 127 kilogramos en el área rural, siendo de los mayores consumos del área centroamericana, según FAO

Redacción: Hilena Astrid Gómez
Fotografías: Uriel Guevara

En El salvador como en diferentes países se le tiene un gran aprecio al maíz, ya que este no solo es el alimento para algunas personas, sino también el trabajo para muchos. Desde épocas de antaño los agricultores no pierden la tradición que en cada temporada deben y tienen que hacer la siembra de este grano tan importante en la vida.

Cesar Ernesto Chávez Segovia aprendió en su infancia la labor de sembrar y cosechar el maíz, a sus 10 años de edad ya sabía lo cansado que es trabajar bajo el sol y desde entonces nunca ha dejado de sembrar.

Lo primero que se debe hacer para una buena siembra es preparar la tierra, ararla con un tractor para que la tierra este suelta, posteriormente ararla con bueyes para poder iniciar la siembra, también es importante tener una semilla de buena calidad para un buen desarrollo y crecimiento de la planta. El maíz requiere de mucho sol, pero también de abundante agua, es recomendable sembrar un día después de una lluvia porque la tierra está húmeda, para que el cultivo tiene un mejor desarrollo.

El maíz en ocasiones se llena de plagas como gusanos que son controlados, asimismo los pájaros pueden amenazar una milpa, pero  normalmente la controlan con “espantapájaros» una especie de muñeco de trapo que simular a una persona.

Una vez crecido el maíz aparece una nueva hoja cada 3 días, si las condiciones son normales a los 15 o 20 días de la nacencia la planta debe detener de 5 a 6 hojas en las primeras 4 a 5 semanas la planta debe tener formada todas sus hojas, para que la planta seque se debe esperar hasta la octava semana, después de la porilizacion el grano alcanza el máximo de materia seca, en este momento se considera que ha llegado a su madurez fisiológica.

Existen diferentes tipos de maíz, el amarillo, el negrito que normalmente lo utilizan para hacer atole y el más común es el maíz blanco. El maíz tiene muchos derivados entre ellos, las palomitas, la harina de maíz, las tortillas, tamales de elote, atol, riguas etc.

“En esta época no hubo mucha producción de maíz por el problema de la sequía, ya que no llovió por varios días y esto provocó que las milpas se tulleran y no crecieran, para muchos agricultores esta fue una gran pérdida porque no hubo fruto por la escasez de agua; sin embargo no todos corrieron con la misma suerte porque algunas milpas si se pegaron más que todo las siembras antes de la sequía que se dio» explicó Cesar Ernesto Chávez Segovia, agricultor.

Este grano  es cultivado hace más de 40,000 años y forma parte en la base de alimentación en América Latina,  es por ello que durante el mes de agosto se realizan diferentes festivales y rituales para dar gracias por el maíz de ese año y pedir que el próximo año sea así o mejor la cosecha. En el festival elaboran diferentes platos de derivados del maíz, como pupusas, riguas, atol, tamales, elotes locos en donde las personas que asisten puedan disgustar los esquistos platos elaborados de maíz.

“Este grano es el básico alimento para los salvadoreños y lo consumimos de distintas maneras, normalmente lo degustamos en tortillas que son ruedas de masa de maíz cosidas sobre el comal, y las famosas pupusas que son tortillas rellenas con frijoles, quesillo y chicharrón molido, estas son las más comunes también, se pueden hacer de chipilín y otras hojitas comestibles, los elotes locos que normalmente se ven las ferias, este es preparado con mayonesa, salsa negra y roja y queso rallado.

El precio de estos derivados varía según el costo de cómo se compra el maíz porque cuando hay malas cosechas sube de precio un saco con maíz cuesta hasta 70 dólares y cuando hay buenas cosechas regularmente cuesta 25 dólares.” dijo Reina Esperanza Garay, quien toda su vida ha vivido de la venta de tortillas y pupusas.

“El cultivo del maíz es uno de los más apreciados a nivel mundial ya que es una alimentación para los seres humanos y también para todos los animales. La molienda seca de maíz brinda proteínas y energías a los animales, es el concentrado de excelencia en alimentación animal”, explicó David Alexander Martínez, ganadero.

Los olotes que son los restos de la mazorca, en algunos casos son utilizados para diseños de artesanía, pero también son alimento para algunos animales, de igual manera las tusas son alimento para los animales en especial el ganado, cuando estas están secas las utilizan para hacer vestidos típicos para festivales del maíz o cualquier festival cultural.

“Para tener un mejor rendimiento es necesario sembrar variedades resistentes a las plagas y tolerantes a altas temperaturas; existen productos orgánicos que se pueden utilizar para el control de plagas y enfermedades, como también el continuó muestreo del cultivo para detectar a tiempo cualquier deficiencia de fertilizante o ataque de algún patógeno.” explicó Diego Fuentes, quien es Ingeniero Agrónomo.

Según FAO, el consumo per cápita
por año es alrededor de 80.51 kilogramos en
el área urbana y 127 kilogramos en el área
rural, siendo de los mayores consumos del área
centroamericana, pues el 95% de la producción
lo utiliza para consumo humano.

El maíz no solo es trabajo, también alimentación, es por ello que es una de las costumbres más arraigadas en la gastronomía  de El Salvador.

Redacción UNIVO NEWS

Equipo de periodistas, estudiantes, editores y productores de la Carrera de Comunicaciones de la Universidad de Oriente UNIVO.

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar