Cultura

«Los Planchados» de Nueva Guadalupe

Esta máquina me ayudo para una vida”

Fotogalería: Rossy Saravia
 

José David Contreras, se dedicó a la sastrería desde que tenía 27 años de edad, este oficio lo adquirió en  el municipio de Nueva Esparta, departamento de La Unión.  

Contreras, es uno de los sastres más conocidos por su calidad en la elaboración de pantalones, camisas y sacos, en el municipio de Nueva Guadalupe, San Miguel. Él dejo de hacer este trabajo a los 50 años, actualmente tiene 89 y asegura no arrepentirse de haber aprendido sobre la sastrería y que si volviera nacer lo volvería a aprender, “el que se enamora de la sastrería no se enamora de otra cosa” mencionó.

Perteneció a la fábrica Industriales del Valle de la Esperanza que estaba ubicada donde hoy es el Hospital Nacional de Nueva Guadalupe, ahí laboraban aproximadamente 100 personas entre hombre y mujeres, esta contribuía en gran parte a la economía de dicho municipio, ya que en el año de 1951 hubo un terremoto de gran magnitud, y el gobierno central le apostaba a la reconstrucción de este y esa era una manera de hacerlo, solo duró un año porque había una mala administración, rememoró  Contreras. 

Contreas asegura que este oficio le ayudó para todo su vida, no solo a él, sino toda su familia, “logre sacar adelante a mis 7 hijos para que se graduaran de bachilleres”, cuenta. 

Asimismo, José Santos Bonilla y Ángel Isauro Cabrera manifestaron sus gran experiencia en el ámbito de la sastrería, “mi gran logro es que preparé a mis 4 hijos y también he enseñado a muchas personas sobre lo que se hacer, de la misma forma que me enseñaron a mí, de gratis” comentó Bonilla. 

Isauro Cabrera, actualmente es representante legal de la Asociación de Sastres Artesanales, quienes a partir del  2009 trabajan en la elaboración de uniformes para diferentes escuelas públicas así como también cualquier trabajo que se les presente. 

“Esta asociación nació con el objetivo de enseñarle a los jóvenes este oficio de una forma gratuita, hasta la fecha se han mostrado desinteresados” dijo Isauro Cabrera; a excepción de Delmy Montoya, ella es una joven que llegó a la asociación ya mencionada sin saber nada, actualmente elabora pantalones, camisas y faldas. 

Debido a la excelencia del trabajo de estos sastres guadalupanos,  desde hace mucho tiempo a la gente originaria de Nueva Guadalupe se les conoce como “Los Planchados”, según comentaron porque anteriormente hacían  varias prendas y salían a vender a diferentes lugares de la zona oriental y todo iba bien «planchadito«, con sus quiebres, todo bien elaborado; en  el escudo municipal de la localidad aparecen representados los sastres, un oficio que se niega a morir y que abre sus puertas a las nuevas generaciones.

 

 

Etiquetas

Edgar Cañas

Leer es un reto que me tomo en serio y escribir es el reflejo de todo ese esfuerzo. Sueño con cambiar situaciones locales e incidir en la realidad del país, para lo cual me preparo a diario. Soy competitivo y me involucro en ayudar a la gente.

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar