miércoles, 17 julio 2019

Dicen por ahí…

“Ninguna cosa despierta tanto el bullicio del pueblo como la novedad” Francisco de Quevedo

Por: Orquídea Elías
Psicóloga clínica/UNIVO

Somos lo que la gente espera que seamos… pero en realidad ¿qué es lo que esperan que seamos?

La realidad es un construcción social del pensamiento, y justamente de que es lo que construimos con esa aparente verdad, es lo que abordaremos en este artículo.

Krapp considera que el rumor es una declaración sin verificación oficial que se formula para ser creída. Para Allport el rumor es la asimilación a un error, distorsión o tergiversación de la verdad o de lo real, una información importante pero ambigua.

Cuando hablamos de rumores tenemos que destacar que el rumor es la voz de un grupo y en última instancia, resulta verdad lo que el grupo cree que es verdad, esto parte de la percepción, cultura, juicios, creencias que cada persona perteneciente a un grupo considera que es verdad o se diría su “idea de verdad” es una forma de como los humanos organizamos o leemos la realidad que queremos ver.

Los rumores afectan día con día a nuestra sociedad, porque las cosas no siempre tienen que ser lo que parecen, pero queremos volver necesario que así sean y que lo que nosotros creemos lo crean los demás y en la mayoría de los casos nosotros formamos parte de ellos, haciendo daño a las personas con las que están relacionadas.

Para entender mejor el rumor en la búsqueda de un marco conceptual nos encontraremos con la acción colectiva. Se puede afirmar que los rumores forman parte de una acción colectiva en el sentido de que aglutinan a individuos que actúan de manera conjunta y construyen una acción de alguna manera. Una característica del rumor es su relación directa con el mundo de las emociones, en el sentido de que cumplen una función en dicho ámbito o satisfacen una necesidad emocional, no sólo personal, sino de una comunidad concreta en un momento determinado.

Otra característica del rumor es que contiene cierta información en torno a un suceso o persona, sobre algo que está aconteciendo y que según el criterio de las personas es importante que todos los demás conozcan.

Cuando hablamos del rumor solo pienso en una información no verificada y muy probablemente construida a partir de nuestra concepción de lo percepción y en muchas ocasiones está basada en que me lo dijo un amigo y alguien de confianza: y esto me recuerda un dicho muy popular que dice: “Cuando el río suena piedras trae” o “si lo han dicho por algo será”. Pero quien escucha un rumor no tiene garantías de que sea cierto. La intencionalidad de los rumores es perversa o tendenciosa, porque no genera ningún fin positivo ni de inteligencia emocional.

Pero ¿cómo podemos vencer los rumores? la verdad es que no los podemos vencer ni enfrentar, sería demasiado desgastante luchar con una verdad construida a partir del constructo mental de otra persona, pero lo que si podemos hacer es ser nuestra propia verdad, con criterio y determinación, vivir bajo nuestra propia estructura porque es nuestra esencia de personalidad, sino lo hiciéramos estaríamos viviendo la verdad construida por los demás y eso nos anularía personalmente.

Y para ser honesta no podríamos vivir toda una vida complaciendo a los demás ni siendo lo que los demás esperan…

Equipo de periodistas, estudiantes, editores y productores de la Carrera de Comunicaciones de la Universidad de Oriente UNIVO.