miércoles, 23 octubre 2019

“Debe haber una separación entre la iglesia y el estado”

San Miguel 

Entrevista con el Licdo. Jonathan Bonilla, Coordinador del Programa de Honor, Liderazgo y Competitividad de la Universidad de Oriente y Coordinador de la Oficina de Internacionalización

Redacción y fotos: David S. Bercián

Frecuentemente observamos como la Iglesia se pronuncia ante los intentos del gobierno por aprobar o reformar leyes, su incidencia, su impacto y resultados. Sin embargo, no es un asunto nuevo, el poder religioso a través del tiempo ha adquirido un alto grado de valor ante el quehacer político, jurídico y social en muchas partes del mundo, incluyendo El Salvador. No obstante, también existen algunas brechas constitucionales que limitan a algunos grupos religiosos  ejercer su derecho de profesión y que desde 1883, año en que se aprobó la última constitución, no se han realizado acciones para resolverlos o rellenar esos “vacíos” y aparentes contradicciones que actualmente nuestras leyes poseen.

¿Cuál fue el contexto político-religioso bajo el cual se dio la creación de la Constitución Política del Estado de El Salvador en 1824?

Es de recordar el año de la primera promulgación de la Constitución de la República Salvadoreña en 1824. Para ese tiempo, Centroamérica se estaba desligando desde 1821 del reino de España el cual tuvo bastante pragmatismo en la constitución de aquel tiempo.

Al llegar los españoles muchos años antes, establecieron su doctrina e impusieron la religión cristiana a través del catolicismo y posteriormente las personas en El Salvador y Centroamérica específicamente, llegaron a estar muy apegados a esta religión; eso denotaba una notable preferencia a lo que era un segmento de religión en específico.

En un principio El Salvador se regía por la Constitución de Cádiz (España) ¿Qué motivó la separación de esta y la creación de una constitución propia?

 Se da el rompimiento de relaciones con España y se deja de ser parte del virreinato de Guatemala conformado por quienes actualmente son México y Centroamérica. Hubo un tiempo posterior inclusive a la declaratoria de independencia por las provincias centroamericanas en que se seguía utilizando esas leyes; un día se pensó que, al no ser españoles, no se debían seguir más las normas de este país, sino tener un propio cuerpo jurídico. El primero en tener una constitución propia fue El Salvador,  posteriormente cada estado de la Federación Centroamericana tenía su constitución.

El Salvador ha tenido muchas constituciones desde 1824 y en cada una de ellas uno de los aspectos que más de trata es el religioso ¿a qué se debe su alta influencia en el quehacer jurídico de nuestro país?

 Considero que es un resabio que se tiene de las doctrinas establecidas por los españoles en nuestras tierras. Es algo que no se pierde. Desde la primera constitución que ha tenido El Salvador hasta la actual, se ha reconocido la religión como parte importante del pleno vivir de las personas. De una u otra manera se ha categorizado la libertad de religión, por ejemplo: actualmente se establece de una manera en la cual se le da personería jurídica con rango constitucional a la Iglesia Católica; sin embargo, la misma constitución habla de las otras iglesias que puedan constituirse dentro del país. Hasta cierto punto se puede entender como una libertad de religión, pero también la religión está restringida a nivel constitucional, porque para optar a cargos públicos, los ministros, pastores o sacerdotes están vedados para poder participar; por tanto, la libertad de religión no es del todo plena.

A su criterio ¿sería más apropiado que una persona que profesa y enseña sobre valores y principios tanto morales como espirituales, como el caso de algún dirigente religioso, sea quien gobierne el país?

Se debería analizar muy bien, porque es un tema bastante polémico. A veces la constitución misma se podría decir que llega a tener algunas incongruencias dado que hay artículos como el 3, 6, 25, 26 y 57 que tal vez pudieran interpretarse como lo contrario a los artículos que hablan sobre algunas restricciones a la religión. Por ejemplo, se habla de que todos somos iguales ante la ley, pero la misma constitución estaría estableciendo límites ya que no todos pueden optar por cargos públicos. Fuese bueno que fuera un poco más progresista y abierta a ciertos puntos, pero se debería hacer un estudio muy profundo en esa área.

¿Cómo define un estado Laico?

Considero que puede ser aquel que respete las opiniones o creencias ajenas y a pesar de que tenga una convicción y credo en un ser o algo en específico, respeta plenamente el pensamiento o religión de otro.

¿Se habla entonces de una separación Iglesia-Estado?

Debe haber una separación entre la iglesia y el estado. Esa situación viene desde los siglos XIV, XV, XVI, los tiempos medievales donde quien imponía era la iglesia. Ella decía quién podía o no ser gobernante y quien poseía el mayor control en el mundo, era el papa. Estamos a muchos siglos de esa época y se supone que cada día el hombre va más humanizado, más civilizado y bueno, tendríamos que hacer la separación entre estado y religión.

¿Diría que El Salvador no cuenta con un estado laico?

Realmente no lo tiene, porque a pesar que la mayoría de salvadoreños profesa el cristianismo en sus diversas acepciones; catolicismo, protestantismo y otros, no se respetara si viniese algún musulmán, budista u otro. No hay un respeto pleno a su pensamiento.

 ¿Por qué el estado  no se pronuncia contra las faltas de respeto, mofas o ridiculización de ciertas religiones o las personas que las practican, si el estado reconoce por medio de la constitución el derecho a la libertad religiosa?

A veces son intereses mismos, es decir, si fuera en favor del estado, fuera bloqueo total a los que lo hacen. No obstante, cuando se trata de un opositor, guarda silencio, considero que tras esa línea va la situación.

En la Constitución de la República se habla del derecho a profesar cualquier religión libremente. No obstante, algunas personas se ven privadas de ejercer ese derecho ya que lo que su religión dicta, va en contra del sistema educativo o laboral actual, tal es el caso del adventismo ¿a qué se debe?

La constitución es clara en cuanto a la religión y cada persona puede congregarse donde se sienta mejor, pero a la vez considero que estamos en un sistema no tan avanzado. Al escribir dicho artículo probablemente sólo pensaron la iglesia católica, no en otras religiones. La constitución habla, por ejemplo, sobre la familia; cuando hablas de reconocimiento de la religión, tiene que estar presente que no es una constitución para diez años, sino, que se pretende que es para el resto de la vida de un estado.

Hay lugares donde es permitido tener una cierta cantidad de esposas, pero acá en El Salvador no lo es. técnicamente se contradice. Entonces tendría que haber una ponderación de derechos; si el derecho a religión o el derecho a la familia. En el caso planteado se da un peso y un contrapeso, ya que, según la constitución, todos los derechos deben ser iguales. No decir “la mayoría trabaja o estudia los días sábado” y, por tanto, tener que someterte a ellos, eso viola tu derecho constitucional a tener una creencia, que, en el caso particular, indica tener que descansar el día sábado, se da una evidente vulneración de derechos y se puede acudir a un amparo constitucional que dudo que progrese, ya que al ser la religión predominante el catolicismo, las demás religiones en teoría, deben acomodarse a lo que este indique.

Existen algunas costumbres que nunca se han terminado, una de ellas es consultarle a la Iglesia primero”

Sobre Jonathan Ernesto Bonilla Romero:

Es graduado de la Licenciatura en  Ciencias Jurídicas, capacitado en derecho constitucional en la University of London de Inglaterra; y en áreas de derecho penal institucional, medicina forense, economía internacional, política internacional, derecho mercantil internacional, derechos humanos, derecho administrativo tributario, derecho electoral, derecho penal, derecho internacional humanitario y justicia procesal internacional en diversas universidades alrededor del mundo.

Él también ha realizado actividades profesionales en la Asamblea Legislativa de El Salvador y en Prácticas Jurídicas en la Procuraduría General de la República, Aux. San Miguel.

Actualmente es coordinador del Programa de Honor, Liderazgo y Competitividad de la Universidad de Oriente y Coordinador de la Oficina de Internacionalización. Además, es socio fundador del Club de Leones Universitarios UNIVO, del cual es presidente desde el año 2016 hasta la actualidad

Equipo de periodistas, estudiantes, editores y productores de la Carrera de Comunicaciones de la Universidad de Oriente UNIVO.