miércoles, 17 julio 2019

Memoria histórica y periodismo de calidad

Fotos: Equipo UNIVO News

La capital guatemalteca es fiel a su memoria histórica, en las paredes del centro de su capital  hay fotos impresas en papel bond, en blanco y negro de personas desaparecidas, sin juicio, víctimas de masacres por las que se pide justicia, impacta verlas ahí, algunas despegadas, mecidas por el viento y que recuerdan los desaparecidos de nuestro país.

Se camina tranquilamente en esta urbe por las zonas peatonales, las calles amplias y las aceras sin ventas, se aprecia la arquitectura del lugar, los faroles y los edificios conservados del centro histórico.

La imponente catedral, un inmenso edificio colonial construido entre 1782 y 1815,  con puertas históricas y campanarios altos, sin pintura en la fachada guarda parte de la historia de guerra y violencia de este país centroamericano, adentro se encuentra la tumba de Monseñor Juan  Gerardi, asesinado el 26 de abril de 1998, dos días después de haber presentado un informe sobre víctimas del ejército guatemalteco.

En los pilares de la catedral están escritos los nombres de cientos de víctimas de las masacres que ha vivido el pueblo de Guatemala.

 

 

Mientras,  en la plaza frente a esta decena de jóvenes se preparaban para una actividad cultural, dos mujeres vendían maicillo para atraer a las palomas y los turistas enfocan sus lentes a la cotidianidad del lugar.

Luego de recorrer las amplias calles del centro de la capital,  apreciar los árboles de jacaranda, cuyas  flores moradas resaltan en el paisaje,  visitamos el museo de historia en la que se encuentra el acta de independencia de Centroamérica.

Y en las calles,  nos llamó la atención los teléfonos de caseta que aún se utilizan en Guatemala, así como visitar el mercado de artesanías.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luego nos sumergimos en el mundo del periodismo, llegamos a la Universidad jesuita Rafael Landívar que aloja en sus instalaciones al periódico digital Plaza Pública. Plaza Pública es un medio independiente, no compiten por “likes” sino por calidad del periodismo de profundidad que ejercen, han ganado varios premios, como el de la Sociedad Interamericana de Prensa, fueron finalistas del premio Gabriel García Márquez, han ganado el premio Nacional de Periodismo en varias ocasiones, finalistas del Premio Roche de Periodismo en Salud por la Fundación García Márquez entre otros.

Ellos se han encargado de elevar el tema de la memoria histórica a las historias en periodismo, a reconstruirlas y publicarlas, a poner en agenda la desigualdad, la deuda que aún hay que saldar.

El periodismo de Plaza Pública inspira a la capacitación de las nuevas generaciones en temas como la investigación periodística, periodismo de datos, seguridad para comunicadores, a la formación de equipos multidisciplinarios que respondan a la nueva redacción que se requiere actualmente, a tener líneas claras de abordaje de los temas de coyuntura y los que no lo son, pero que el periodismo puede colocar en la agenda pública.

Nuestros esfuerzos van en búsqueda de la calidad; hay mucho que priorizar, explorar y agendar para crecer, ya dimos el primer paso, ahora hay que seguir creciendo, visualizar que y como seremos en el futuro cercano, sin parecernos a otros, pero dando un salto de calidad, ojalá ello implique que nuestros periodistas puedan dar seguimiento a este proyecto visionario o que funden sus propios medios, apostando a hacer historia, como hasta ahora lo viene haciendo UNIVO News con sus retos, apoyados siempre en Dios y las autoridades de la UNIVO,  impulsado por los jóvenes no sólo de Comunicaciones sino de todas las carreras y que con su talento brindan a la sociedad una nueva forma de hacer periodismo, enfocados en la verdad y  las historias que inspiran.

 

 

 

 

 

 

Periodista, creo en Dios, soy fiel creyente en el potencial de los jóvenes para impulsar una mejor sociedad, me encanta ser parte de la formación de conciencia y conocimientos como docente, y ahora he emprendido una nueva aventura como Coordinadora de UNIVO News.