Entrevistas

“El sector turismo perdió el 70% del potencial de sus ingresos”

Por: Anthony Caprile

Las consecuencias directas e indirectas causadas por la aparición del COVID-19, tanto a nivel económico como social son palpables. Miles de personas trabajadoras y empresas han tenido que parar temporalmente o de forma definitiva su actividad, pero aún hay espacio para aquellos negocios que sí pueden retomar su actividad paulatinamente.

Oswaldo Vladimir Argueta es Licenciado en Administración de Empresas y además cuenta con una especialización en emprendimiento social y de desarrollo económico, extendido por una universidad en Madrid, España. Se dedica desde hace 12 años a la consultoría independiente y al desarrollo y ejecución de programas sociales, enfocada principalmente a la atención de las micro, pequeñas y medianas empresas en la región oriental del país, en la cual ha trabajado con diferentes instituciones de carácter público, privado y de cooperación internacional.

¿Cómo ha afectado el COVID-19 al sector empresarial en la Región Oriental?

La pandemia del COVID-19 inicialmente afectó en el país desde marzo del presente año, ha sido un acontecimiento inesperado para muchos. Indistintamente ya sea sector empresarial, micro pequeña o mediana empresa, las mismas familias salvadoreñas, ha sido algo que nos ha tomado desprevenidos, que nunca nos imaginábamos que podía suceder en el presente año.

Cabe mencionar y resaltar, pues, que las empresas culturalmente no estaban preparadas con un plan de contingencia para un acontecimiento de esa magnitud. No tenían o no contaban, digamos, con un plan de riesgos para minimizar la frustración de esta pandemia en su operatividad y que ha sido un duro golpe para la economía salvadoreña.

A partir de las medidas tomadas por el Ejecutivo en marzo de este año 2020 y con las medidas de obligatorias de cuarentena que duraron aproximadamente 4 meses y el cierre obligatorio de las empresas y su operatividad en la gran mayoría de los sectores económicos del país, repercutió en no generar ventas, ingresos, en no poder mantener la planilla de todo el personal por la misma razón de falta de liquidez o de ingresos que pudiera afrontar esos compromisos.

Tanto las empresas como la familia salvadoreña fueron duramente afectadas. Entonces por otra parte, por poner un ejemplo, también el sector turístico.

Es un sector que en nuestro país depende de las temporadas vacacionales que se dan en Semana Santa, en la semana de vacación de agosto y en las semanas de vacaciones de las fiestas de diciembre.

Y ese sector perdió dos temporadas de tres en este año. Es decir, que me atrevo a decir que perdió casi un 70 por ciento del potencial de sus ingresos que iba a percibir en el presente año y que va a ser bien difícil o por no decir casi imposible, que se pueda recuperar en un corto plazo.

¿Cómo poder contrarrestar los efectos negativos del COVID-19 en las MYPES?

Para poder contrarrestar los efectos negativos del COVID-19 en el sector empresarial del país, pues recomendaría que se implementen o se promuevan políticas tanto a nivel del Ejecutivo como también a nivel local municipal, que permitan cada uno de su área de acción crear un ambiente o un entorno favorable para para su mejora, a su vez, su crecimiento, su desarrollo.

Entre las medidas que podría recomendar, primero podría ser, digamos, promover o incentivar a través de la banca nacional, líneas de crédito favorables con tasas de interés blandas y período de gracia para los emprendedores micro y pequeñas empresas en los diferentes sectores económicos.

Porque una de las necesidades grande de las MYPES en este momento, o uno de los problemas más grandes es la falta de capital de trabajo para la inversión para poder reactivarse. Sería como la primera línea estratégica.

La segunda, recomiendo incentivar o promover programas de fondos de capital semilla para ciertos sectores estratégicos a nivel nacional que permitan reactivar la economía de una manera más rápida y la inversión pública privada.

Tercero, incentivar programas de fortalecimiento a las MYPES con asistencia técnica, capacitación y asesoría empresarial que fortalezcan la toma de decisiones al alza a los empresarios y empresarias que están liderando a estas empresas y finalmente promover la colectividad y la asociatividad entre cada sector económico, entre las MYPES que participan en cada sector económico.

De manera que, a partir de ellas mismas, a partir de sus necesidades, a partir de su visión empresarial, puedan tener un mecanismo de incidencia en las políticas públicas del país.

Entonces pienso que son medidas que están al alcance de poder ser promovidas, y que pueden generar un impacto positivo en la atención de las micro, pequeñas y medianas empresas en el país.

Etiquetas

Redacción UNIVO NEWS

Equipo de periodistas, estudiantes, editores y productores de la Carrera de Comunicaciones de la Universidad de Oriente UNIVO.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar