miércoles, 17 julio 2019

“El periodismo tiene que ser independiente o no es periodismo”

Una entrevista con Carlos Arrazola, Editor de Plaza Pública

Fotografías: Arely Hernández y Abby Reina

Carlos Arrazola posee una dinámica contagiosa mientras habla, a menudo en sus discursos dirigidos a jóvenes escucharán la frase “si sienten que hablo demasiado, párenme” pero no, nadie le dice nada, lo dejan continuar, después de todo, es la voz de satisfacción del quehacer periodístico, es la emoción de aquel que narra lo feliz que lo hace su trabajo, del mismo que se siente orgulloso de exponer lo que su equipo realiza.

Arrazola es el editor del periódico Plaza Pública, un periódico digital independiente, y que nació en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala; antes de eso trabajó en agencias internacionales de noticias como Reuters, Ap y Efe.

Para este periodista de gran trayectoria y que una vez soñó ser DJ, conocer un país pasa por visitar a la gente en el campo,  en los mercados, lo recomienda más que ir a Antigua Guatemala, Chichicastenango o las playas del atlántico de su natal Guatemala.

Después de hacer un rápido paneo entre las similitudes que tanto El Salvador y Guatemala comparten, prolongamos una conversación bastante amena.

La antítesis de sí mismo: curioso, preguntón y analítico… ¿por qué?

Mmmmm, es interesante como uno que trabaja en un medio de comunicación puede preguntarles a las personas sobre su vida, sus problemas y sus cosas; al mismo tiempo, como es mi caso, puedo ser una persona muy reservada con mi vida privada. Por eso la antítesis de sí mismo, porque uno quiere sacarles la información a las demás personas, pero no quiere abrirse totalmente en ese sentido.

¿Qué pasó con el sueño de ser DJ profesional?

Fíjate que todavía lo tengo. De repente cuando paso por los almacenes y veo el equipo digo: hoy me lo voy a comprar; luego me arrepiento porque al final puede terminar como esas maquinas que compramos para hacer ejercicio y nunca las usamos, terminan ahí de perchero (risas)…

Siempre me gusta la música, pero ahora ya ni tengo la necesidad de mezclarla, ya ella se mezcla sola.

¿Quién o qué lo hizo cambiar el sueño de ser DJ y convertirse en periodista?

Bueno, hubo varios factores… cuando era adolescente ingresé a un colegio donde se estudiaban comunicaciones porque era lo mas parecido que en ese momento yo quería y ahí encontré gente joven que eran nuestros profesores y que muchos de ellos hacían periodismo, ellos nos inculcaron en este mundo; nos ponían a hacer periódicos, programas de radio, al mismo tiempo coincidimos con otros estudiantes de otros colegios que también querían hacer periodismo, fue así como armamos la Asociación Juvenil de Periodismo y empezamos a buscar padrinos en medios de comunicación que nos ayudaran a formarnos; sacamos un periódico que salió un par de veces, pero ya con ese tipo de cosas me quedó lo suficientemente claro que era periodismo lo que quería estudiar y de ahí para adelante no he parado

¿Cuáles son los géneros periodísticos de su preferencia?

De los géneros periodísticos que mas me gustan, esta la entrevista-semblanza y los perfiles, me encanta perfilar a las personas, exponerlas, ilustrarlas desde las diferentes perspectivas.

Soy sarcástico con mucho humor negro, fundamentalmente siempre respetando la dignidad de las personas, sin humillar o pretender dañar a otros. Yo pienso que el peor de los delincuentes tiene dignidad y por ende hay que respetarla.

¿Cómo llegó a Plaza Pública después de una larga trayectoria por medios internacionales?

Llegué a Plaza Pública porque era un medio nuevo, en ese momento tenían 3 años de vida. Eran un equipo de muchachos que estaban haciendo cosas extraordinarias, entonces vi esa posibilidad de trabajar con ellos dejando de lado el formato tan cuadrado que existe en otros lados.

Tomando en cuenta que Plaza Pública esta ligada a otra institución, en este caso La Universidad Rafael Landívar ¿cómo hacen para lidiar con la independencia periodística?

Eso es defensa de tus principios, el periodismo tiene que ser independiente o no es periodismo; si respondes a un interés cualquiera que sea, económico, político, ideológico o religioso, no es periodismo porque estas respondiendo a intereses particulares.

De hecho, en Plaza pública no creemos en la objetividad, porque la objetividad no existe, en el periodismo la objetividad es un mito; pero si creemos que el periodismo es la interpretación intelectual de la realidad y eso significa que vamos a hacerlo a través de un método especifico dentro de un marco ético para poder informar a la gente con una perspectiva con un enfoque diferente y tenemos que defender nuestra independencia porque es lo único que nos queda.

¿Por qué no existe la objetividad en él periodismo?

Porque quienes hacemos periodismo somos las personas y somos el ente mas subjetivo que exista sobre la faz de la tierra. Nosotros tenemos gustos, tenemos creencias, tenemos ideologías y pues eso siempre va a prevalecer por sobre cualquier actividad.

Desde que eliges con que palabra vas a iniciar a escribir algo, que adjetivo vas a utilizar, a quien le voy a dar primero la palabra; todo eso es un proceso subjetivo que tiene que ver con lo que yo pienso como debería de ser.

Plaza Pública ha considerado contribuir en la formación periodística ¿en qué consiste este curso qué imparten?

Es un proceso intensivo de 10 meses en el cual nosotros pretendemos abarcar lo que debería aprender un periodista en un proceso de 5 años de formación. Tiene 5 módulos que son bimensuales, este periodismo en general, verificación del discurso, multimedia, nuevas narrativas y fotografía y vídeo, también hay un sexto módulo que tiene que ver con realidad nacional. Este ultimo es indispensable porque un periodista puede tener todos los demás fundamentos, pero si no tiene contexto y no entiendes la realidad del país, no podrás hacer una nota; por ejemplo: no puedes hacer una nota de economía si no sabes cosas básicas como cual es el sistema económico del país, como funciona etc.

¿Algún tema pendiente al que le interese dar cobertura?

Mira, cuando un periodista deja de sorprenderse y de interesarse por contar nuevas historias ha llegado el momento de dejar de ser periodista. Debemos sorprendernos permanentemente para poder sorprender a nuestros lectores, entonces más allá de un tema en específico, es eso, seguir avanzando al mismo ritmo que la propia noticia y las tecnologías lo exigen.

¿Su libro favorito?

¡Híjole! Yo tengo muchos libros favoritos, pero en el tema de periodismo me gusta mucho leer a Martín Caparrós, Tomás Eloy Martínez quien es uno de los que más aportes ha dado al periodismo latinoamericano, también admiro muchísimo a Julie Anderson, Leila Guerriero; a ellos los admiro especialmente como figuras, sin embargo, también leo mucho filosofía, discurso político y novelas. Soy muy ecléctico, no tengo un libro en específico ni un autor.

 

 

Sobre Carlos Arrazola: 

Se considera la antítesis de sí mismo: curioso, preguntón y analítico; hermético, reservado y desconfiado.

Disfruta de entrevistar a la gente importante, es decir a las personas de a píe, de apellidos simples y miradas sinceras. Subjetivo, agnóstico y parcial.

Estudió Ciencias de la Comunicación para convertirse en un DJ profesional,  pero en el camino descubrió que el periodismo es un oficio más sensato, más humano y más indispensable que la frivolidad de pinchar discos. Ama la cocina tanto como la música y el vino. Lee menos de lo que quisiera y le molesta que lo interrumpan mientras escribe. Intolerante a la lactosa, a la deslealtad y a los dobles discursos. Aprende más como profesor que como estudiante. Ha trabajado para agencias internacionales de noticias como Reuters, Ap y Efe, en las que ha tratado de explicar las complejidades de Guatemala. Es editor de Plaza Pública donde observa, analiza y aprende. Antes fue ayudante en un taller de mecánica y mecanógrafo en un bufete de abogados.

(Extracto de la presentación de Arrazola en Plaza Pública)

Soy sarcástico con mucho humor negro, fundamentalmente siempre respetando la dignidad de las personas, sin humillar o pretender dañar a otros. Yo pienso que el peor de los delincuentes tiene dignidad y por ende hay que respetarla.

 

 

 

¿Quieres conocer más a  Carlos Arrazola?

https://www.plazapublica.com.gt/users/carlos-arrazola#region-content

 

 

Me apasiona el deporte y tengo el privilegio de practicar fútbol, así como escribir sobre este y otras disciplinas. Creo en el cambio constante para crecer como persona y en el área profesional; estudio Comunicaciones.