Internacionales

Bernice ayuda a los estudiantes de Ghana y al medioambiente fabricando bicicletas ecológicas de bambú

Fotos: Ética Ecológica

Para recibir su formación académica, la lejanía del lugar de procedencia de los niños del pueblo de Kumasi, Ghana, un país del golfo de Guinea en África Occidental, es una de las principales dificultades a las que se enfrentan día a día.

Ante esta situación, el ingenio, creatividad y empatía, han sido el motor que han movido la búsqueda de soluciones por parte de la población del lugar.

Bernice Dapaah es una de ellas, quien en su infancia recorría grandes distancias para llegar a las aulas en que se formaría. Esta situación le afectaba considerablemente, ya que no recibía la clase completa.

“Cultivábamos nuestra propia comida, nos despertábamos temprano para trabajar en el campo y nos preparábamos para la jornada, y luego tenía que caminar muchos kilómetros hasta la escuela”, dijo Bernice a Ética Ecológica.

Sin embargo, su vida escolar cambió el día en que su abuelo le compró una bicicleta, pues “podía despertarme más tarde, tener más energía para estudiar y pasar más tiempo ayudando en la casa y en la pequeña granja”, aseguró.

Este fue el motor que la impulsó y motivó a crear Ghana Bamboo Bikes, un emprendimiento que tiene como objetivo transformar la realidad de miles de estudiantes, fomentando el trabajo local y el cuidado del medioambiente.

Dicha iniciativa tiene varios impactos positivos en todos los niveles, pues genera empleo a la comunidad, visibiliza una opción alternativa sustentable para quienes se movilizan con automóviles y da auge a la plantación de bambú, el cual evita la erosión del suelo.

Pero Bernice no se queda con todas las ganancias, ya que gracias a ellas realiza donaciones de bicicletas a escuelas de distintos pueblos de Ghana para que los niños puedan llegar más rápido a sus clases, de esta forma les ayuda a mejorar su calidad educativa y de vida.

¿Por qué eligió el bambú como materia prima?

“El bambú es fascinante. Mi abuelo lo cultivó de forma salvaje, por lo que siempre estaba cerca de este cultivo. Vi lo fuerte que era, veía a la gente hacer sillas con él y me di cuenta de que podría usarse para hacer otras cosas. Así, la idea surgió: ¿por qué no bicicletas?”.

Añadió que este material es cinco veces más resistente que el acero y que en China lo utilizan como andamio, por lo que es perfecto para hacer un medio de transporte ecológico.

Es importante mencionar que las bicicletas de bambú consumen menos energía que las tradicionales, y que su equipo de trabajo planta diez bambú por cada uno que utilizan, logrando así un equilibrio medioambiental.

Con información de Ética Ecológica.

Etiquetas

Jairo Gómez

Cuando estaba en segundo grado, mis compañeros se acercaban para preguntarme si una palabra se escribía con "b" o "v", desde entonces descubrí que escribir bien era una de mis habilidades. Ahora soy estudiante de Comunicaciones y me apasiona la redacción y la fotografía, estoy reflejando la enseñanza de mis docentes en mi trabajo y escribiendo mi propia historia como profesional. Editor en UNIVO News

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar