Noticias

Tejiendo petates contra la miseria

A sus 90 años doña María aún teje petates, para poder comprar sus medicinas y comida; las condiciones de pobreza en las que vive no le permiten dejar de trabajar

Por: José Enrique Hernández

Aunque sus manos ya están zurcadas por el tiempo, María Saturnina Hernández de 90 años de edad, sigue tejiendo petates con palma de tule, sentada en el piso de tierra de su precaria casa de adobe y varas, en Yamabal, Morazán.

Debido a su edad doña María se tarda hasta ocho días para elaborar un petate, el cual luego tratará de vender en unos $6.00.

“Mire que a veces dependiendo del tamaño del petate así me tardo en hacerlo, pero lo más ocho días, cuando estoy bien de cuerpo trabajo todo el día, pero cuando estoy enferma solo trabajo ratitos,cuando estaba joven hacia un petate por día, este que estoy haciendo ahorita es un encargo, a lo que espero terminarlo en unos ocho días ya que ando mal de una pierna” comentó, mientras seguía tejiendo el tule.

Ese arte ancestral, le fue enseñado por una prima hermana cuando era una niña relató.

“La elaboración de un petate lleva un arduo trabajo. Se comienza por el corte de las hojas de palma o los juncos, luego estas se tienden a secar bajo el sol, en un lugar plano para luego que esté listo se empieza a moldear una palma sobre otra,y luego se le hace la orilla para que valla agarrando forma”, explicó.

Doña María vive con sus nietos, quienes se dedican a la agricultura, también con sus bisnietos y los recién nacidos gemelitos que son sus tataranietos; ella hace varios años que enviudó y sus hijos fallecieron en la guerra civil de los 80”.

“Tuve 2 hijos, pero me los mataron en la guerra y así que he quedado sola con mis nietos y hoy que mi tataranieta tiene a sus gemelitos, me siento feliz de conocerlos”, comentó muy sonriente.

Cada petate que esta mujer realiza los comercializa ahora entre $6 y $8, un costo que no cubre las horas de trabajo que se necesitan para elaborarlos, y tomando en cuenta que las mujeres en las zonas rurales además del trabajo artesanal deben realizar el trabajo doméstico.

La elaboración del petate es asociado a una labor a la que los indígenas se dedicaban, especialmente las mujeres y también en la actualidad se realizan entre las familias de menos ingresos económicos. En algunas zonas de Morazán el tejido con tule se ha diversificado y elaboran manteles individuales, viseras, bolsos,  pero estos cambios, al parecer no ha llegado al hogar de doña María.

Etiquetas

Redacción UNIVO NEWS

Equipo de periodistas, estudiantes, editores y productores de la Carrera de Comunicaciones de la Universidad de Oriente UNIVO.

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar