viernes, 22 noviembre 2019

San Romero fue celebrado en su tierra natal

Ciudad Barrios celebró tres días el primer año de la canonización de su hijo predilecto: Oscar Arnulfo Romero.

Redacción y fotografías: Erick Hernández

La oscuridad comenzaba a envolver al pueblo, se hacía de noche,   los relámpagos como flash de cámara anunciando la tormenta, iluminaban en segundos la fachada del templo, “resucitaste en tu pueblo, siendo la voz de los pobres” era el murmullo emergente que salía de la iglesia;  con camándula en mano, iluminando su camino con farolitos, niños, jóvenes y adultos devotos en Ciudad Barrios manifestaban su alegría a San Romero.

Las gotas de lluvia se hacían presentes, pero los paraguas, carpetas plásticas y sombrillas se extendieron de mano de los feligreses, los niños alegraban el camino cantando en coro, mientras un estandarte de la Virgen avanzaba lentamente, altares decorados con imágenes, crucifijos y faroles adornaban la calle, eran las estaciones donde pasaría la procesión.

Así iniciaba el primero de los 3 días de festejo a San Romero en su pueblo natal, con una eucaristía y un rosario desde la iglesia central hasta el templo del Señor de Roma, lugar que estaba decorado con vejigas y gallardetes de todos colores, reflejo del cariño y amor que estudiantes de la Escuela de la colonia Las Palmeras manifestaban a la iglesia y al santo.

“Romero es un ejemplo de pastor que guía a sus ovejas, un santo que me invita a ser un mejor niño, un hombre que su amor fue tan grande que dio la vida por El Salvador, el amor que nos tiene a nosotros me motiva a participar en estas actividades, no importa si llueve el hizo más por todos nosotros” manifestó Fabricio Portillo un niño acólito que acompañaba la procesión.

La tormenta se hacía cada vez más intensa, el agua de la calle inundada  empapaba los pies de los devotos, pero el amor a San Romero prevalecía firmemente, “su muerte no lo ha desligado de ese amor que tuvo y sigue teniendo por este pueblo, la lluvia no nos ha importado porque sabemos que Jesucristo y San Romero, su fiel seguidor, sufrieron muchas cosas peores” expresó el Padre David Torres, párroco local.

El segundo día las calles nuevamente fueron testigos de la devoción, tras finalizar la misa de 9:00 de la mañana, un rosario creado de coloridas vejigas y helio fue elevado al cielo, un grupo de jóvenes se unieron al festejo con creativos globos hechos de papel y al son de una banda de paz,  feligreses de otros lugares cantaban con devoción, así dio inicio el vía lucis dedicado a San Romero de América.

“Somos devotos de San Romero de América, el nos acompaña mediante su intercesión, venimos a conocer y vivir con alegría en carne propia su historia, me siento bendecida estar en este lugar sabiendo que San Romero caminó por estas calles, un hombre que nos dejo su ejemplo de humildad y caridad especialmente hacia aquellos que más lo necesitan” manifestó Ester Pinto, peregrina originaria de Zacatecoluca.

Cada estación hablaba por si sola a través de las imágenes y reflexiones sobre San Romero, la ternura e inocencia de un niño vestido de sacerdote simulaba la figura del Santo.  mientras la muchedumbre cantaba a lo alto festejando.

Equipo de periodistas, estudiantes, editores y productores de la Carrera de Comunicaciones de la Universidad de Oriente UNIVO.