Noticias

“No alcanzo a ver que el gobierno tenga planes de este tipo, de protección a los migrantes”

Con la sobriedad que le caracteriza, vestido con  gabacha blanca y utilizando un lenguaje juvenil, el analista político, Roberto Cañas participó en una ponencia en la Universidad de Oriente (UNIVO).

UNIVO NEWS le abordó  para conocer su postura ante algunos temas de la agenda nacional.

¿Cómo eran los movimientos sociales de la década de los 60, 70 y 80 y cómo son en la actualidad?

En aquellas décadas eran movimientos muy aguerridos, con un alto nivel de conciencia y organización, tenían una movilización muy grande en función de la reivindicación de sus derechos económicos, sociales y políticos. Éstos se distinguieron porque abarcaban distintos sectores de la sociedad como obreros, campesinos, universitarios, estudiantes de secundaria y maestros; o sea, una enorme cantidad se sectores que estaban organizados y tenían una gran capacidad de movilización y de lucha.

Ahora los movimientos sociales son una caricatura de los de esas décadas, algunos no tienen ni siquiera la imaginación política para usar otros nombres sino que se llaman igual, y se llaman igual pero ya no tienen la fuerza ni los niveles de conciencia que tenían antes, además están muy divididos, muy debilitados, por ejemplo gremios de maestros hay como seis, que solo expresan la división en la que se encuentra ese movimiento.

Así que los cambios que han tenido es que hoy están muy débiles, muy divididos, no movilizan amplios sectores de la población y tienen formas de luchas obsoletas.

¿Eso significa que la división los está afectando más de lo que los beneficia?

Sí, pero por su incapacidad de interpretar los sentimientos, las aspiraciones, de entender cuáles son los problemas de la gente, así las personas no se sienten motivadas para participar en las organizaciones.

¿Considera importante que los jóvenes conozcan esta historia?

Sí, porque si no conocen la historia no se pueden identificar con el pasado, no tendrían ningún nexo que les dé sentido de pertenencia porque no pudiera ubicar quienes son, de donde vienen, quienes son sus padres, porque eso lo da  el conocimiento del pasado; entonces, jóvenes que no conocen la historia no tienen sentido de pertenencia, no tienen identidad, no pueden entender el presente porque el entendimiento del presente se parte del conocimiento del pasado y un pueblo que no tiene historia es un pueblo sin alma, por eso es importante.

Partiendo de esto, ¿Cree que es importante que ellos se involucren en la política?

Claro porque las cosas no van a cambiar si yo me quedo con la pierna cruzada esperando a ver qué pasa, todo va a seguir igual, y los jóvenes aspiran a tener empleos, mejores condiciones de vida, pero eso no va a pasar si no se involucran porque nadie va a hacer las cosas por ellos, entonces gente indiferente, pasiva y apática va a seguir siempre en lo mismo, producto de su indiferencia de su escepticismo, de: “Yo no me meto en política porque a mí no me da de comer, a mí no me importa”, o sea, esa actitud no va a hacer que nada cambie.

Hablando de jóvenes y de política ¿Qué tan viable ve la candidatura de Nayib para presidente?

No creo, él tiene mucho dinero y una empresa de publicidad, pero es una persona que no tiene ninguna experiencia política, no tiene una formación teórica, él es una figura que se ha creado a partir de una imagen que la agencia publicitaria le ha hecho, yo creo que tal vez lo conozcan en San Salvador, pero no creo que en Morazán o en la Unión Nayib Bukele les diga algo; es decir, por supuesto que el hecho de que sea un tipo millonario a lo mejor tiene un cierto magnetismo para un cierto grupo de jóvenes, pero más allá de eso no. Así que yo creo que si es por dinero o por la capacidad de generar una imagen, pues debe tener alguna posibilidad, pero él es un vendedor de humo, vende imágenes, ilusiones.

¿Cree que el FMLN lo apoyaría a él?

Quizá todavía es bastante lejos para saber, entiendo yo que no es el candidato actual del frente, pero a lo mejor si el candidato que ellos tienen pensado no está bien posicionado en las encuestas y creen o tienen otras en las que este caballero Bukele va mejor, a lo mejor se inclinarían por él, pero yo no estoy tan seguro de la medida en la que este sujeto es conocido o representa algo para las personas de Oriente, yo que no vivo en esta zona tengo la impresión de que Bukele en Morazán es nadie, pero también puede ser que todos se hagan pipí por él.

Y en cuanto a su vida política ¿Tiene alguna aspiración a la candidatura para las próximas elecciones?

No me lo han propuesto pero si lo hicieran y considero que es viable claro que participaría, pero en este momento no me han dicho nada.

¿Usted siente que hay sectores de la izquierda que no lo aceptan?

Pues dentro del partido de gobierno hay sectores que no me aceptan porque yo soy crítico, porque discuto, porque me gusta el debate, y hay sectores dentro de la cúpula del FMLN que no toleran la crítica y apoyan a aquellos que aplauden todo lo que ellos dicen y que son sumisos, entonces, ese tipo de personas van muy bien en ese partido, si no discuten, aplauden todo y no hace debate tienen bastante futuro.

Y sobre los problemas que están afectando a los salvadoreños, ¿Qué lectura puede hacer acerca de las deportaciones que está haciendo Estados Unidos?

Bueno en primer lugar hay que pensar porqué se va la gente y después porqué la sacan de allá. Las personas se van porque no hay oportunidades, porque no hay empleo, porque no hay futuro para sus hijos y porque no tienen posibilidades para salir adelante, entonces este país se ha convertido en expulsor de la población, la gente se va. A los jóvenes uno les pregunta cómo se sienten y dicen, pues yo no tengo empleo, tengo miedo y me quiero ir, entonces las deportaciones son resultado de una política de la nueva administración de Estados Unidos que es antiinmigrantes y por supuesto que es grave porque este país se sostiene de las divisas que los salvadoreños que viven allá envían, entonces los salvadoreños deportados no mandan divisas y es un problema grave y preocupante.

¿Qué posición considera que debe tener el gobierno ante esta situación?

Pues proteger a los migrantes, buscar que tengan conocimiento de todos sus derechos, asegurar que tengan un respaldo en caso de ir a un juicio migratorio en Estados Unidos, que tengan información y respaldo de los consulados porque ellos deben ponerse en función de ayudar a los salvadoreños que viven allá, tengan papeles o no, no importa.

Además de eso, ¿cree que sería necesario implementar algún tipo de programa para estas personas?

Lo que pasa es que el gobierno no tiene presupuesto, pero habría que ver, ojala que estén pensando en programas de reinserción y que las personas que se van encuentren empleo aquí y puedan tener oportunidades de futuro para que no estén pensando que a la primera oportunidad se van a volver a ir, pero yo no alcanzo a ver que este gobierno tenga planes de ese tipo, de proteger a los migrantes.

Bueno, entrando ahora a temas de proximidad de la Zona Oriental ¿Qué opina de que en la tierra del Beato Monseñor Romero siga habiendo un penal?

Bueno el problema es que los penales tienen que existir, eso no tienen ninguna discusión, el tema es donde están ubicados, si están  en medio de la ciudad es delicado porque contaminan todo lo que hay alrededor, incluso las señales de teléfono que están bloqueadas y no tienen un nivel direccional para bloquear exactamente donde están los penales sino que bloquean todo lo que está alrededor, entonces lo que no es conveniente en que estén ubicados en zonas urbanas donde hay mucha población porque todo el ambiente se ve contaminado por la presencia de familiares de delincuentes y todo lo ilegal que mueve también.

¿Cómo ve usted el trabajo que está realizando la Policía Nacional Civil en la actualidad?

Bueno un trabajo con pocos recursos, con poco equipamiento, con delegaciones en condiciones precarias, sin un trabajo de inteligencia policial ni investigación fuerte, es decir, una policía muy débil que no tiene todos los recursos para llevar a cabo su trabajo.

¿Y ahora con las medidas extraordinarias?

Eso es gracioso porque aquí en El Salvador lo extraordinario se hace ordinario. Extraordinario es algo raro que sucede de vez en cuando y aquí ya se ampliaron un año más eso que le llaman medidas extraordinarias, pero que más tienen un componente represivo muy fuerte, no tienen tanto acento en la prevención, en la atención a las víctimas sino que todo está enfocado a la represión, al control del delito, a disminuir los homicidios; por eso dan la impresión de que todo está funcionando en ese ámbito.

¿Considera entonces que no es la manera más adecuada de actuar?

No es la más adecuada, esa debería ser una política pública de seguridad integral donde la atención a las víctimas, la reinserción de los privados de libertad, las reformas del sistema judicial y la prevención como columna vertebral sea lo dominante, y claro que también control y la represión de delito, pero en El Salvador es mano dura, es crear enfrentamiento a veces simulados con ejecuciones sumarias, extralegales que no resuelven el problema porque la muerte no se resuelve con la muerte y ahora el ejército y la policía están empeñados en matar pandilleros.

¿Y en cuanto a la Cultura de Paz que se puede hacer?

Hay que crearla, o sea, cultura es creencia, costumbres y tradiciones de una persona, de una sociedad, y Cultura de Paz  es buscar resolver los conflictos por la vía del diálogo, la negociación, la búsqueda de soluciones a los problemas. La cultura de la violencia es la cultura de la fuerza, de la imposición de la voluntad de quienes tienen más poder sobre el débil, entonces construir cultura es enseñar  desde la parvularia y la educación inicial a resolver los conflictos por la vía del dialogo.

 

Frase

…tengo la impresión de que Bukele en Morazán es nadie, pero también puede ser que todos se hagan pipí por él.

Etiquetas

Nory Hernández

Redactar es una pasión, un compromiso periódico que creo se debe realizar con la mayor responsabilidad. Me encanta la naturaleza, ejercer el voluntariado, poner el mejor empeño en los proyectos que emprendo. Sueño con una juventud con mayor conciencia, más organizada y capaz de transformar la sociedad de forma positiva.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar