martes, 28 enero 2020

Niños de caserío Los Cimientos recibieron juguetes

Los adultos recibieron frazadas y víveres
Por: Balmori Alexander Aranda
Agentes de la subdelegación de El Divisadero, Morazán, en coordinación con el alcalde de Yamabal, Francisco Adonay Gómez y miembros de la Iglesia Evangélica Laurel, con sede en Maryland, Estados Unidos, se hicieron presente en El caserío Los Cimientos, cantón Joya del Matazano del municipio de Yamabal, para llevar alegría y celebrar la navidad con todas los habitantes de la comunidad.
Al evento asistieron unas 700 personas, en el que un agente de la Policía Nacional Civil  manifestó su total agradecimiento a los habitantes por acompañarles, posteriormente se realizador dinámicas y la respectiva quiebra de piñatas dirigida por el payaso sonrisin, invitado para la ocasión.
“Nos hemos organizado con el personal de la alcaldía de Yamabal  y de igual forma con los integrantes de la iglesia Laurel para traer un momento de diversión a los niños del caserío, con la finalidad de compartir con ellos la época de la navidad, por el difícil acceso que hay hacia este lugar, los niños y de igual forma sus habitantes en general casi nunca reciben nada; es por ello que nos hemos esforzado un poco para entregarles a ellos algo simbólico con el objetivo de hacerles sentir especiales”, comentó Aureliano Amaya, agende de la PNC.
Durante el desarrollo del evento también se hizo entrega de ocho luminarias por parte del alcalde a la comunidad las cuales serán ubicadas en puntos estratégicos para que sus habitantes puedan desplazarse con mayor facilidad por los senderos del caserío.
“Me siento muy contento por la coordinación inter-institucional que hemos hechos con la iglesia Laurel para traer un poco de alegría navideña a este lugar, como municipalidad hemos hecho nuestro pequeño aporte trayendo al payaso, los juguetes para cada niño y de igual forma el refrigerio para todas las personas que asistieron como también la entrega de luminarias que fueron gestionadas por los líderes comunitarios en coordinación con los agentes destacados en este lugar” agregó Francisco Adonay Gómez, alcalde de Yamabal.
También se rifaron  25 canastas que contenían víveres, platos y tomando a consideración que el caserío esta ubicado en un lugar montañoso donde el frío azota frecuentemente, les entregaron 100 frazadas.
“No ha sido nada fácil llegar hasta este lugar pero sabíamos de la necesidad de los habitantes de este caserío y juntos hemos querido ayudar un poco a solventarlas, no me resta más que agradecer de todo corazón a los miembros de la Iglesia Laurel por todo el apoyo brindado a estas personas y por estar dispuestos en todo momento a brindar una mano amiga para ayudar aquellas personas que lo necesitan aun sin conocerlas” concluyó María Dolores Batres, voluntaria.

Equipo de periodistas, estudiantes, editores y productores de la Carrera de Comunicaciones de la Universidad de Oriente UNIVO.