DeportesNoticias

Elmer descubrió su amor por los deportes a través del taekwondo

Fotografías: Cortesía

El taekwondo es un deporte que su esencia se centra en inculcar una serie de valores que va más allá de la defensa personal, los golpes y el contrataque hacia un adversario, es un deporte que implica: la cortesía, la integridad moral, la perseverancia y el autocontrol, siendo estos principios de educación y superación personal, es por ello, Elmer Rivera de 23 años de edad, originario del Municipio de Ciudad Barrios, San Miguel, práctica el taekwondo desde los 20 años.

El taekwondo es un arte marcial que proviene desde Corea, dicha disciplina conlleva tres partes: piernas, puño y concentración, “este deporte no es solo un arte marcial o un ejercicio, sino que se ha convertido en un estilo de vida; un estilo de saber como vivir más allá de un simple entreno, convirtiéndose en un maestro a través de la práctica y un amor por los deportes” enfatizó Elmer Rivera.

De tal manera, para el joven esta disciplina es la oportunidad de demostrar que los deportes son más que un pasatiempo o diversión, en cuanto al taekwondo es la manera de incrementar las capacidades psicológicas y sociales, como también ayuda a llevar a cabo cualquier actividad, ya sea académica o personal.

Por otra parte, el sueño de Rivera es llegar a cinta negra y seguir siendo persistente en las prácticas para poder escalar los objetivos que el taekwondo demanda, cabe mencionar, que el joven desea especializarse en el área de armas, para en el futuro poder fundar su propia academia de taekwondo.

Actualmente es deportista de la Academia Taekwondo- Tazmania GYM , de Ciudad Barrios y gracias al taekwondo descubrió el amor en una disciplina deportiva.

Con ello, tiene el objetivo de proyectar esta disciplina deportiva como un conocimiento profundo que permita a niños y jóvenes el hecho de aprender otras costumbres deportivas de la mano de la enseñanza como amplia visión critica de la vida.

“Todo cuesta al principio, en mi caso fue bastante difícil, las prácticas cada día eran complicadas, recuerdo que llegaba a mi casa con golpes, moretones y eso demandaban ir dos veces por semana donde un sobador a que me sanara el golpe, pero seguí y fue un reto que nunca olvidare, siendo mi primera competencia, no tan favorable porque me tocó un adversario con experiencia, mientras que yo era principiante, pero, eso fue el empujón para dar más de mi” subrayó Rivera.

Ante ello, el taekwondo ha cambiado la vida de Elmer, en sus inicios asistía al gimnasio más cercano de su municipalidad y notaba que jóvenes entraban con sus uniformes y le interesó, hasta el punto de ser un deporte en la vida de Rivera que le ha permitido entablar metas, pese a lo difícil y el poco apoyo que se le da a dicha disciplina.

Asimismo, tuvo la oportunidad de asistir a la primera copa Embajador de Corea, siendo una de las competencias más importantes que se hacen anualmente y el hecho de asistir a dicho evento le permitió darse cuenta de la cantidad de jóvenes que había hecho acto de presencia al Palacio de los Seportes en San Salvador; jóvenes aptos y capacitados en dicha disciplina para poder competir.

“La experiencia fue gratificante, vivir la adrenalina del taekwondo fue genial, haciéndome sentir que si hay futuro en dicha disciplina aquí en El Salvador” recalcó Rivera.

Este deporte deja en claro que es un reto y una excelente manera de introducir a los niños y jóvenes a una vida deportiva sana y llena de beneficios emocionales, psicológicos y físicos.

Etiquetas

Julissa Montoya

Estudiante de comunicación, amante en descubrir historias humanas, y agradecida con Dios por todas las oportunidades, en este caso redactar para UNIVO News.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar