InternacionalesNoticias

75 años del milagro Hiroshima, tras la bomba nuclear «Little Boy»

Fotos: PildorasDeFe.Net/ Infovaticana/ Hispanidad Católica

Los años pasan, pero hay hechos y sucesos que quedan marcados en la historia, el 6 de agosto de 1945, la cuidad de Hiroshima y Nagasaki de Japón, fueron marcadas para siempre, debido a que una bomba atómica fueron lanzadas sobe dichas ciudades, en el preciso momento en el que el padre Pedro Arrupe brindaba una misa a un grupo de religiosos Jesuitas, quienes resultaron ilesos, a la bomba nuclear «Little Boy».

Estados Unidos lanzaba una bomba atómica para obligar a Japón a rendirse, tras la Segunda Guerra Mundial, siendo así que Hiroshima y Nagasaki quedaron destruidas.

Este ataque mundialmente conocido por asesinar a más 80.00 personas, a pesar que el suceso ocurrió muy cerca del epicentro de la denotación (tan solo a 5 kilómetros), no sufrieron lesiones alguna, ni por la bomba en si, ni por la radiación, algo que no les dejo secuela.

Además, los jesuitas Hugo Lassalle superior en Japón, Hubert Schiffer, Wilhelm Kleinsorge y Hubert Cieslik, cuando ocurrió lo sucedido, se encontraban en la casa parroquial de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, uno de los pocos edificios que resistió a la bomba.

En la zona del bombardeo, se generó un viento tremendo con una velocidad de 4,4 kilómetros por segundos, provocando así un colapso hasta en edificios de concretos y vidrios que volaban hasta una distancia de 16 km, sin embrago, ningún adventista fue herido.

Con el corazón lleno de dudas, entre dicho suceso se encontraba Hiroko Kainou quien vivió en carne propia, pero sin desesperarse, se arrodilló y oró, aunque cada parte de la casa calló en pedazos, ella salió sana y salva, sin un rasguño, es más, de los 20 jesuitas de la iglesia de Hiroshima, todos salieron salvos.

Los cuatros religiosos en ningún momento dudaron de que había sido cuidados de la protección divina y de intercepción de la virgen «Vivíamos el rosario de Fátima y rezábamos juntos el rosario todos los días» subrayaron en sus entrevistas.

Es por ello, este día en la historia, se puede constatar los sorprendentes milagros de Dios hacia sus hijos, a sus 75 años de aquel fatídico evento, es en donde, se reflexiona y se puede dar fe, del amor grande que Dios le brindo a las personas que fueron sobrevivientes de un suceso que se va a recodar por siempre.

La bomba de Hiroshima fue arrojada el día de la Solemnidad de la Transfiguración del Señor y la rendición de Japón ocurrió el 15 de agosto, cuando la iglesia celebraba la Solemnidad de la Virgen María. Tras ello, es conocido como «El milagro de Hiroshima» siendo el efecto físico de la bomba atómica increíble e inesperado, que rebasó la imaginación, como en efecto moral fue catastrófico.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar