martes, 28 enero 2020

Agentes de la PNC construyeron viviendas para personas pobres

La Iglesia Evangélica El Laurel, Maryland contribuyó con la obra, así como otras personas altruistas
Por: Balmori Alexander Aranda
fotografías: Balmori Alexander Aranda
Ayer en horas de la tarde, representantes de la Iglesia Evangélica El Laurel, cuya sede está en Maryland, Estados Unidos, se hicieron presentes en el caserío El Volcán, cantón San Lucas, municipio de Gualococtí, Morazán, para dar por culminado el proyecto de la construcción de cinco viviendas a personas de bajos ingresos económicos.
En este proyecto participaron 10 agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) de la Subdelegación El Divisadero, quienes bajo su  lema institucional: “Servir y Proteger” construyeron 5 viviendas para las familias más necesitadas del lugar.
“Nos coordinamos con los miembros de la iglesia evangélica El Laurel, para sumarnos a esta noble causa; como miembros de la policía colaboramos poniendo a disposición nuestra mano de obra para la construcción de 5 viviendas, cada una con su respectiva instalación eléctrica que beneficia especialmente aquellas familias de bajos ingresos recursos económicos” culminó Aureliano Amaya, agente de la PNC.
El origen de este proyecto fue gracias a la gestión de Vilma Ericelda Luna, docente interina del Centro Escolar de la localidad.  Ella decidió tomar fotografías y grabar vídeos para subirlo a sus redes sociales y de esta forma dar a conocer las condiciones en la que vivían algunos familiares de sus alumnos donde ella labora desde hace 6 años y así sensibilizar a personas de buen corazón que quisieran colaborar en ayudar a estas familias.
“Es una zona bastante complicada para laborar, si les dejo tareas a mis alumnos, también tengo que proporcionales las páginas de papel bond y los plumones para que ellos las puedan realizar, porque las condiciones en las que viven algunos de ellos no son las más adecuadas, partiendo de sus viviendas”, comentó la docente.
El centro educativo es una escuela integrada con 27 alumnos desde parvularia hasta quinto grado donde únicamente son atendidos por un docente.
“Las condiciones en las que vive la comunidad se contextualizan, en ocasiones el interesado en que los alumnos cumplan con las tareas asignadas tengo que ser yo, tampoco puedo pedirles que compren materiales porque conozco las diversas situaciones económicas que viven y no se prestan para hacerlo” agregó.
Las beneficiadas fueron 5 familias a las cuales se les ayudó en la construcción de viviendas gracias a las personas altruistas que vieron el material audiovisual que se publicó y tomaron a bien sumarse y ayudar.
“Estoy muy agradecido con Dios y las personas de buen corazón que nos hicieron la casita porque nosotros no teníamos a nadie que nos pudiera ayudar, ahora ya no vamos a mover las camitas de un lado para otro por miedo a que se nos vayan a mojar” dijo don Tomas Ambrosio, anciano de 76 años de edad, un de los beneficiarios.
Al lugar también se hizo presente desde Quelepa, San Miguel la señora María Santos junto a sus dos nietos, quienes manifestaban que de igual forma se habían enterado de la necesidad que padecían los habitantes del cantón El Volcán a través de las publicaciones que se habían hecho en las redes sociales y que habían tomado a bien viajar para hacer la entrega de juguetes para los niños, 8 canastas básicas y 40 frazadas.
“Como miembros de la Iglesia Evangélica Laurel (Maryland), de la mano del pastor Jorge Rodríguez y mi esposa, nos hemos organizado durante más de dos meses realizando actividades como la venta de comida, prestando servicios de car wash y también haciendo nuestros aportes económicos con el único objetivo de contribuir ayudando a estas familias”, añadió Abner Romero.

Equipo de periodistas, estudiantes, editores y productores de la Carrera de Comunicaciones de la Universidad de Oriente UNIVO.