miércoles, 21 noviembre 2018

Girón: el maestro pintor de los contextos sociales

Ver nacer un exponente del arte contemporáneo que sigue comprometido con la cultura y su preservación es un honor que solo Chinameca, en el departamento de San Miguel ha podido tener. En la actualidad su obra es tangible dentro de la vida cotidiana de los habitantes de Nueva Guadalupe y zonas aledañas.

Fotografías: Meybelin Hernández

René de Jesús Girón es el nombre de quién ha perpetuado sus ideas en un óleo de contextos sociales que El Salvador atestiguó.

Era 1963 y el asesinato del expresidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, cubría las portadas en periódicos internacionales. Pero en la localidad chinamequense otra historia se contaba, pues De Jesús Girón con tan solo 4 años, estaba aún alejado, desconocia  de la lucha y las dificultades con las que se encontraría.

A pesar de los problemas económicos y rodeado de 4 hermanos, Girón dio inicio a sus estudios de educación básica, mientras sus habilidades artísticas se desarrollaban. Y cuando tenía apenas 11 años, ganó su primer certamen de pintura a nivel nacional.

Dicho certamen lo promovía un famoso periódico de circulación nacional y gracias a una sección educativa denominada Pajaritas de Papel, hacía del conocimiento público las propuestas de arte internacional a los niños y jóvenes del país.

A muy corta edad, se movilizó a San Salvador para poder asistir a clases en la academia de Valero Lecha, pintor español muy reconocido en la época y mientras se centraba en su pasión, estudiaba con normalidad su séptimo grado escolar, pero ahora, en otra escuela.

Así pues, durante cuatro años, Girón fue aprendiz de Valero Lecha hasta que su academia se quedó sin financiamiento. El, sentía la necesidad de continuar su camino por las artes y nuevamente se inscribió a una academia, propiedad de la famosa pintora Julia Díaz, exalumna de Valero.

Mas tarde, y a pesar de sus deficiencias cuando se trataba de números, ingresó a la Universidad de El Salvador (UES)para estudiar Economía.

Un año después, la UES fue tomada por la Fuerza Armada y René Girón cayó preso durante 9 meses, perdiendo todos sus documentos. Allegados a él, procedentes de Europa que ejercían el arte en el país, lo sacaron de prisión, un lugar  donde sufrió todo tipo de maltratos y fue exiliado a España, donde vivió por 5 años.

Posteriormente, René montó exposiciones con muy buena recepción en España, estando convencido del altísimo valor que tenían para quienes observaban porque figuraban de manera puntual, la cultura y la cotidianidad de los habitantes de Latinoamérica.

En seguida Girón partió hacia Cuba y permaneció un año en La Casa de Las Américas, para luego regresar al país que seis años antes lo apresó y torturó sin piedad.

Meses después y con latentes cicatrices de su pasado, Girón abrió un taller gratuito en Nueva Guadalupe donde se impartían disciplinas artísticas como teatro y pintura. Por 13 años logró mantener activo el taller, hasta que por dificultades económicas tuvo que cerrar pues todos los gastos relacionados a la enseñanza corrían por su cuenta.

En el año 2001, René Girón se unió a un colectivo llamado Asociación de Artistas Plásticos de El Salvador (ADAPES), y gracias a ello pudo interactuar constantemente con artistas de renombre dentro de El Salvador.

Tiempo después, el arte siguió labrando en su vida el deseo de plasmar una perspectiva bien acertada de su lugar de origen y en 2013 entró como encargado de la casa de la cultura de Nueva Guadalupe, donde en un par de meses, volvió a iniciar los talleres artísticos, siendo él el maestro principal.

En años posteriores, consiguió la remodelación total de la casa de la cultura porque se encontraba en muy malas condiciones y no brindaba el ambiente apropiado para impartir sus talleres. Lentamente, consiguió apoyo de diferentes entidades que colaboraban con insumos para sus clases y tiempo después, se inauguró un espacio informático para clases de computación.

Entre los proyectos a futuro planeados por el encargado de la casa de la cultura está la expansión en su infraestructura para agregar nuevos talleres y de esta forma hacer crecer el flujo de visitantes a Nueva Guadalupe. Por tradición, cada sábado es de talleres y familias completas visitan la localidad.

Actualmente, René se encarga de transmitir a las futuras generaciones sus conocimientos en el área artísticas, buscando plasmar con sus cuadros la sensibilidad a la naturaleza de la cual él es apasionado. Dentro de su vida personal, figura un matrimonio y 3 hijos avocados totalmente a al arte, pero ellos en la música.

En definitiva, dentro del país existen personas comprometidas con la belleza de lo natural y René es uno de ellos, ejecutando sus obras bajo una sola premisa: “No hay que juzgar el contexto, sino, la subjetividad pues quién quiere hacer arte, la hace, sin importar las condiciones.”

No hay que juzgar el contexto, sino, la subjetividad pues quién quiere hacer arte, la hace, sin importar las condiciones” René Girón.

 

 

 

 

Me interesa el conocimiento en todas las áreas, pero especialmente lo que tiene que ver con tecnología, comunicaciones; soy un constante critico de la realidad y al escribir suelo ser sarcástico, como un buen comunicador.