miércoles, 12 diciembre 2018

Fieles celebran a la Reina de La Paz

Las fiestas patronales que celebra San Miguel se dividen en dos: las religiosas realizadas en honor a la Patrona de El Salvador y las fiestas laicas del carnaval

Redacción y fotografías: Mauricio Sánchez

El 21 de septimebre dieron inicio las fiestas patronales en honor a la Virgen,  con  las “entradas”, peregrinaciones de fieles hasta catedral, como la Iglesia Católica celebra desde que nació la devoción.

Olga Cisneros quien es guardiana del santísimo desde 1970, dice ser partícipe de todas estas actividades y que a sus 85 años  prevalece firme sirviendo a su madre santísima, quien por muchos años ha intercedido milagros en ella y su familia, “me dio el privilegio de tener un hijo quien en el año de 1980 se consagró como sacerdote lastimosamente el murió en el año del 2003 pero dejó un legado muy bueno no solo para la familia si no también para San Miguel entero ya que el colaboró en la construcción de la iglesia Medalla Milagrosa en donde estoy de servidora también, como una promesa en su memoria” manifestó Cisneros quien llevaba en sus manos una estampilla con una oración y el rostro del Santo Oscar Romero.

Miles de personas se concentraran el 21 de noviembre día en que se celebra la solemnidad de la Reina de La Paz,  desde la madrugada, horas después del Festivak Mariano se cantarán las mañanitas a la Virgen, a las 10:00 se dará inició la misa oficial en la que se aran presentan las autoridades locales y nacionales:  se espera contar con la presencia de autoridades militares e incluso candidatos a la presidencia del país.

La fiesta religiosa cierra con la solemne procesión que parte de la catedral y culmina en el mismo lugar, esta recorre las calles principales de la ciudad;  la imagen de la Reina de La Paz viste un vestido blanco con el escudo de El salvador, su palma en la mano derecha y un pequeño niño que representa al hijo de Dios en la mano izquierda, también con un hermoso vestido blanco y ambos con una corona dorada que representa el poder de la fe y la atribución de Reina en este caso,  no solo de San Miguel si no también de todo El Salvador y de todo aquel que ha puesto su fe en ella.

Durante años personas de distintas partes llegar a rogar por su intercesión, madres presentan a sus bebés ante ella y algunos de los santos que están en pequeñas criptas de la catedral, algunos arrodillados otros de pie pero todos con un mismo propósito, colocar su fe en la intercesión de los milagros de la Virgen de La Paz, patrona de El Salvador.

 

 

 

 

 

Equipo de periodistas, estudiantes, editores y productores de la Carrera de Comunicaciones de la Universidad de Oriente UNIVO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 5 =